Imagen prueba header

rocio

En la Aldea

 

romeria1Lo que queda de la jornada y todo el viernes lo dedican los rocieros almerienses a recibir a los amigos que van llegando y a disfrutar del especial aspecto que ofrece la aldea cuando las hermandades van llegando a sus casas de hermandad.

De manera corporativa la Hermandad arranca con las actividades propias de la romería. El sabado la casa hermandad es un hervidero de almerienses que ansían que llegue la hora de que la Hermandad del Rocío de Almería se incorpore a la presentación de las hermandades. Alrededor de las seis de la tarde es cuando la hermandad ya está andando por las calles del Rocío en busca de saludar a la Hermandad Matriz de Almonte y a la Señora del Rocío.

 

La noche del sabado del Rocío es noche para compartir y convivir. Por este motivo las puertas de las casas de los rocieros almerienses están abiertas para recibir a los amigos y vivir hermandad.

romeria2El domingo por la mañana la Hermandad de Almería abandona su casa para asistir a la Misa Pontifical del Real del Rocío. El Simpecado acompañado por otros enseres como las banderas y el guión da forma al cortejo que compone la hermandad por las calles del Rocío.

Tras participar de la Santa Misa, la de Almería regresa a su casa y dedica el resto del día a realizar vida de hermandad. El patio y los salones de la casa están repletos de almerienses y amigos que disfrutan de una agradable convivencia hasta que llegue la hora de marcharse al Rosario.

 

romeria3A las doce de la noche la Hermandad de Almería vuelve a salir de su casa para incorporarse al Rosario. Una vez que llega a la Plaza de Doñana vuelve a abandonarla, como el resto de hermandades, saliendo de ella en orden inverso de antigüedad. La hermandad recorre las calles que componen el itinerario oficial del Rosario y, trás pasar por la puerta de la ermita, gira a la derecha para emprender el camino de regreso a la casa. Una vez allí esperará a que sea el momento de ocupar su lugar en la calle Almonte para recibir a la Virgen del Rocío en su procesión.

 

En la mañana del Lunes de Pentecostés la Hermandad de Almería abandona su casa por penúltima vez para ir al encuentro con la Blanca Paloma. Desde el año 2007 la Hermandad de Almería se sitúa en la confluencia de la Plaza de Doñana con la calle Almonte para recibir a la Virgen del Rocío. Anteriormente, durante veinte años, la Hermandad de Almería se situaba en El Acebuchal, entre las casas de La Palma y Sanlucar la Mayor, para recibir a la Señora.

El encuentro con la Virgen del Rocío es un momento especial para los rocieros. Los de Almería rezan la salve y le lanzan vítores mientras contemplan la belleza de la Señora a hombros del pueblo de Almonte.

Una vez que la Virgen se ha marchado, la hermandad regresa a su casa y los rocieros almerienses comienzan a preparar el equipaje para iniciar el camino de regreso. Un camino de más de 500 kilómetros que les separa de su ciudad de origen.

We use cookies to improve our website and your experience when using it. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information