Imagen prueba header

rocio

El Regreso

 

regreso1La Hermandad como tal abandona El Rocío el martes por la mañana. La jornada del lunes se dedica a recoger la casa, a preparar los bultos y a cargar los vehículos. El martes por la mañana la carreta del Simpecado vuelve a ser subida al remolque y se echa la llave a la casa. Una pequeña caravana de varios vehículos siguen al todoterreno que tira de la carreta y, primero por la A-49 y luego por la A-92, recorren los kilómetros que les separan de Almería.

A la capital almeriense la hermandad llega en la tarde del martes. Alrededor de las ocho y media o las nueve la comitiva entra en la Plaza de San Pedro, donde esperan los cientos de rocieros almerienses que ya han regresado de la romería y aquellos que no pudieron asistir. El Simpecado es bajado de la carreta para ser portado a mano al interior de la Iglesia de San Pedro, en donde el Consiliario ya espera para iniciar la "Misa de acción de Gracias de regreso del camino".

 

regreso2Al finalizar la misa es costumbre que el Hermano Mayor dirija unas palabras a los hermanos y les cuente su experiencia personal de la romería. A continuación los hermanos se acercan a la capilla en la que se custodia al Simpecado y la imagen de la Virgen y se canta la Salve.

Al finalizar la salve, los rocieros de Almería se quedan a los pies de la imagen de la Virgen hablando y recordando los momentos más inolvidables de la romería.

 

Como punto y final, el Delegado de Cultos de la hermandad quita el Simpecado de su vara y lo vuelve a colocar en su retablo. Ya no volverá a moverse de ahí hasta que en Noviembre llegue el feliz momento de volver a encontrarse con la Madre del Rocío.

We use cookies to improve our website and your experience when using it. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information