Imagen prueba header

rocio

Rocío 1986

primera-presentacionAquel año la Hermandad de Almería tenía su casa en la aldea en una vivienda de la calle Princesa Sofía. Así mismo, otra casa en la calle Ajolí era el segundo cuartel de los rocieros almerienses que acudieron a la romería de 1986.

A las doce del mediodía la Hermandad almeriense salía en procesión desde la casa hermandad bajando por la Plaza de Doñana en dirección a la casa de la Hermandad de Huelva, hermandad con la que Almería realizaría su primera presentación. Al llegar a las puertas de la misma, el Simpecado almeriense permaneció junto a la capilla choquera a la espera de que llegara el momento de iniciar el recorrido que debía llevarnos hasta las plantas de la Señora.

primera-presentacion1Por fín la Hermandad de Huelva fue llamada para incorporarse al recorrido y el cortejo abandonó el Real del Rocío por la calle La Romería y se situó en la esquina de la Plaza de Doñana con la calle Almonte a la espera para situarse tras la Hermandad de Coria del Río e incorporarse definitivamente al desfile.

Ocho Hermanos Mayores presidían la comitiva. Almería, al ser la última capital andaluza en llegar al Rocío, estuvo amadrinada por las hermandades de las siete capitales restantes de Andalucía.

Alrededor de las tres de la tarde, y bajo un sol de justicia, las campanas de la Ermita sonaban dando la bienvenida a las Hermandades de Huelva y Almería. En la puerta del templo aguardaba la Junta Directiva de la Hermandad Matriz de Almonte y dos testigos de excepción de aquel momento. El Presidente de la Junta de Andalucía, José Rodriguez de la Borbolla, y el Presidente de la Diputación Provincial de Almería, Tomás Azorín. Su presencia estaba más que justificada pues había que dar la bienvenida a la última de las capitales andaluzas en llegar al Rocío.


primera-presentacion2Los vítores a la Madre de Dios y a las hermandades de Huelva y Almería pusieron a flor de piel los sentimientos en aquel momento y los rocieros almerienses vivieron su primera gran experiencia en la romería del Rocío. La Junta directiva de la hermandad almeriense se congratulaba por estar viviendo aquellos minutos y, ante la Blanca Paloma, lloraban de júbilo mientras saludaban efusivamente a los hermanos mayores de las otras capitales andaluzas, a los directivos de la Hermandad Matriz y al Presidente de la hermandad almonteña, Angel Díaz de la Serna, quien tuvo un papel importante en el nacimiento de la hermandad almeriense.

Tras el emocionante momento vivido a los pies de la Señora del Rocío, las hermandades de Huelva y Almería regresaban de nuevo a la casa hermandad de los rocieros onubenses y, en las puertas de la misma, la hermandad choquera se volcaba con la benjamina y la colmaba de vítores y felicitaciones. La Hermandad de Almería regresó a su casa de la calle Princesa Sofía y allí terminó de festejar el día de su bautizo. Los rocieros almerienses estaban de enhorabuena.

We use cookies to improve our website and your experience when using it. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information